Opus Dei. Boletín RomanaBoletín de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei

english
| español | français | italiano    
Si desea leer la versión completa de Romana,    
puede suscribirse a la edición en papel    
EditorialSanta SedePreladoSobre el fundador del Opus DeiBeato ÁlvaroNoticiasIniciativasIn PaceEstudio
Inicio - Mapa del web | Suscripciones - Búsqueda Servicio de noticias


27 • Julio - Diciembre 1998 • Pág. 292
 
 
 
 •  Noticias
 

70º aniversario de la fundación del Opus Dei


Con motivo del septuagésimo aniversario de la fundación del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría escribía, en un artículo publicado en “Il Messaggero” (Italia), que «siempre será preciso mostrar que el trabajo es, a la vez, lugar donde los hombres pueden encontrar diariamente a Cristo y la materia misma de su santidad». También el Cardenal Dionigi Tettamanzi aprovechaba esta fecha para sintetizar el mensaje del Fundador del Opus Dei sobre el trabajo desde el rotativo “La Stampa” (Italia): «el trabajo humano, la condición profesional en toda su variedad —escribía el Arzobispo de Génova— no es sólo el lugar ‘sociológico’ que califica al cristiano en cuanto ciudadano, sino que se convierte en lugar ‘teológico’, ocasión de encuentro con Dios».

Estas y otras ideas centrales de la predicación del Beato Josemaría fueron glosadas el pasado mes de octubre durante las celebraciones que tuvieron lugar en todo el mundo en acción de gracias por los setenta años transcurridos desde el 2 de octubre de 1928. Alrededor de 300 obispos presidieron esas celebraciones. Ofrecemos a continuación un resumen, necesariamente incompleto, de estas jornadas de acción de gracias.

o o o


En la costa oeste de Canadá, desde la Holy Rosary Cathedral (Vancouver) Mons. Exner consideraba el mensaje del Beato Josemaría como «un ideal para jóvenes y ancianos, solteros y casados, cultos y menos cultos, ricos y pobres». Al este del país hubo otras dos Misas en acción de gracias en St. Michel’s Cathedral de Toronto (oficiada por el Cardenal Aloysius Ambrozic) y en la catedral de Marie-Reine-du-Monde de Montreal, celebrada por el Cardenal Jean-Claude Turcotte. Casi al mismo tiempo Mons. Timothy J. Lyne celebraba la solemne Eucaristía de acción de gracias en Our Lady of the Angels de Chicago, mientras que Mons. Renato Martino, observador permanente de la Santa Sede ante la ONU, presidió la principal celebración de New York y Mons. Marcelino Hernández la de la basílica de Guadalupe en unión a las presididas por otros obispos mexicanos a lo largo y ancho del país.

En Centroamérica, el Arzobispo de Quetzaltenango (Guatemala), afirmó que «las enseñanzas del Beato Josemaría son hoy patrimonio de la Iglesia universal». En Honduras celebró una de las Misas de acción de gracias el obispo de Juticalpa, Mons. Mauro Muldoon, en el Santuario de la juventud de Tegucigalpa. El presidente de la Conferencia episcopal de El Salvador concelebró con otros obispos del país. En Nicaragua lo hizo el nuncio apostólico, en la iglesia de Santo Domingo de Managua y, en Panamá, Mons. Dimas Cedeño. Unas dos mil personas se reunieron en la catedral de San José de Costa Rica, entre ellas algunos luteranos, ortodoxos y miembros de otras confesiones religiosas; allí, el Arzobispo Román Arrieta recordó el doble motivo de agradecimiento: el septuagésimo aniversario de la fundación del Opus Dei y el vigésimo del pontificado de Juan Pablo II.

En Venezuela hubo concelebraciones solemnes, presididas por los respectivos obispos diocesanos, en Caracas, Valencia, Maracaibo, El Vigía, Coro, Punto Fijo, Barcelona, Maturín, Calabozo, Puerto Cabello, Barinas, San Felipe, Mérida y Trujillo. Celebraciones similares tuvieron lugar en Colombia, Ecuador o Brasil. Según el rotativo peruano “El Comercio”, 3.500 fieles se congregaron en la catedral de Lima junto al Cardenal Augusto Vargas Alzamora, mientras que otros dieciseis prelados presidieron celebraciones semejantes en Perú. Las catedrales de La Paz (Bolivia), Asunción (Paraguay) y Montevideo (Uruguay) acogieron las Misas en acción de gracias celebradas por los respectivos Arzobispos. En la ciudad de Córdoba (Argentina) presidió la celebración eucarística el Cardenal Primatesta, quien comentó que el Beato Josemaría «ha ayudado a miles de personas a unirse a Dios, allí donde Él ha puesto a cada uno». Hubo concelebraciones solemnes en otras doce ciudades argentinas y en casi veinte ciudades chilenas: en Santiago fue oficiada por el Arzobispo Mons. Javier Errázuriz en la catedral.

Al otro lado del Océano Pacífico, en Sydney (Australia), dos mil personas asistieron a la Misa celebrada por Mons. Kevin Manning en St. Mary’s Cathedral. En Melbourne tuvo lugar una solemne Eucaristía en Our Lady of Victories Basilica oficiada por Mons. Denis H. Hart, que remarcó «el amor a la libertad que promueve la espiritualidad del Opus Dei». Unos 250 fieles acudieron el 2 de octubre en Auckland (Nueva Zelanda) a la ceremonia presidida por el obispo de la diócesis, Mons. Patrick Dunn, que exhortó a los fieles a imitar «el buen humor del Fundador».

En la catedral de Nagasaki (Japón) se reunieron más de mil fieles en una Misa en acción de gracias celebrada por el presidente de la Conferencia episcopal japonesa, Mons. Shimamoto. La solemne celebración eucarístíca de Hong Kong, a la que asistieron unas 350 personas, fue presidida por el Vicario regional del Opus Dei, que renovó el deseo de «vivir este día unidos al Santo Padre, por el que rezamos especialmente en la proximidad del vigésimo aniversario de su pontificado». En Taiwan, la Misa en acción de gracias tuvo lugar en la catedral de Taipei, presidida por el Cardenal Paul Shan. En el sudeste asiático tuvieron lugar otras Misas de acción de gracias en Singapur, Malaca, Macao, etc. También en el continente asiático, unos 150 católicos indios se unieron a Mons. Alan de Lastic, presidente de la Conferencia Episcopal de la India, para conmemorar el aniversario con una Misa en la Sacred Heart Cathedral de Nueva Delhi. El Opus Dei comenzó sus actividades apostólicas estables en la India en 1993.

En la capital del Líbano, Beirut, presidió la solemne concelebración Mons. Mounjed El-Hachem, obispo maronita de Baalbek, y estuvieron presentes el obispo maronita de Sidón, el obispo siríaco-católico para el Líbano, los arzobispos caldeos para el Líbano y para Mosul (Irak) y el nuncio apostólico en Eslovenia. Participaron unos 250 fieles. En Jerusalén fieles de la Prelatura y amigos participaron en la Misa celebrada por algunos obispos diocesanos.

En Camerún, Mons. François-Xavier Amara celebró en la catedral Notre-Dame des Victoires, con la participación de más de mil fieles. La celebración de Costa de Marfil tuvo lugar en Yamoussoukro, en la catedral de San Agustín. En Nigeria hubo Misas en Lagos, Abuja, Ibadan, Calabar, Enugu, Iloti, Aba, Abeokuta, Warri y Nsukka, celebradas también por los respectivos obispos. En el este de África, en Kenia, el arzobispo Mons. Silas Njiru de Meru concelebró en la catedral de Nairobi con los obispos de Ngong, Garissa y Kisii. El Arzobispo Mons. Nicodemus Kirima celebró la Misa en la catedral de Nyeri y Mons. Cornelius Korir en la catedral de Eldoret. El Arzobispo de Kampala (Uganda) Cardenal Emmanuel Wamala, recordó durante la homilía en la iglesia de Christ the King, el bien que le produjo la lectura de Camino cuando era estudiante y recomendó su lectura porque «este libro —dijo— impulsa a buscar la santidad en las situaciones diarias».

La principal concelebración del Reino Unido, fue presidida por el Cardenal Basil Hume, Arzobispo de Westminster. Los fieles londinenses de la Prelatura y muchas otras personas se unieron a él en una Misa de agradecimiento por los 70 años de la fundación del Opus Dei así como por el 50 aniversario del establecimiento del primer centro del Opus Dei en Londres. El Cardenal explicó que el Fundador del Opus Dei había entendido que «no hay que cambiar de modo de vivir sino, sobre todo, cambiar el propio corazón. Ese mensaje de hace setenta años —dijo— anticipó el Decreto sobre el papel de los laicos en el mundo, del Concilio Vaticano II».

En Irlanda hubo diversas Misas de acción de gracias en Dublín, Limerick, Meath, Tuam, Kildare y Derry.

La celebración de Helsinki (Finlandia) fue en la iglesia de Santa María. En Lituania, unas 200 personas asistieron a la Misa en la archicatedral de Vilnius, donde el obispo Mons. Jonas Boruta comentó que se han abierto causas de canonización de diversos laicos de la prelatura —«una joven estudiante, un médico, un ingeniero» y pidió «que la enseñanza del Beato Fundador del Opus Dei anime a todos a renovar nuestra determinación a vivir santamente. Que la bendición del Señor —imploró al finalizar— acompañe al Opus Dei y siga acompañándole como lo ha hecho en estos setenta años de vida». Otras 60 personas de diversas confesiones asistieron en Estonia a la Misa de acción de gracias celebrada por Mons. Philippe Jourdan en Tallinn. Los católicos representan el 0,5 por ciento de la población. También en el Este de Europa, y entre las diversas celebraciones en Polonia, el día 6 hubo una Misa para unos mil universitarios en la céntrica iglesia de Santa Ana (Varsovia), oficiada por el Arzobispo Józef Kowalczyk: «Esta Obra —dijo— ha transformado en nuestra tierra polaca muchos corazones, haciéndoles conscientes de la dignidad de su vocación cristiana y la responsabilidad de los laicos en la Iglesia». Mons. Jiri Mikulásek presidió la concelebración del 2 de octubre en Brno (República Checa), en la iglesia dedicada a Santo Tomás, mientras que Mons. Vladimir Filo, Auxiliar de Bratislava-Trnava, celebró una Misa de acción de gracias de Eslovaquia. En Austria hubo celebraciones en las ciudades de Viena, Dornbirn, Linz, Graz, Innsbruck y Salzsburgo.

En Bélgica, Mons. Paul Lanneau celebró una Misa en la basílica nacional de Koekelberg (Bruselas) y el obispo de Amberes, Mons. Paul Van den Berghe, en la iglesia de Saint Jacques, con la participación de unas 500 personas. Mons. Eric Aumonier, Obispo Auxiliar de París, lo hizo en la iglesia de Saint-Honor y Mons. Louis Billé, presidente de la Conferencia episcopal francesa, en la catedral de Lyon. «Una de las grandes intuiciones del Fundador del Opus Dei —señaló durante la homilía— es que no puede haber una doble vida; hay una única vida, decía el Beato Josemaría, hecha de carne y espíritu, y ésa es la que tiene que ser —en el alma y en el cuerpo— santa y llena de Dios».

El diario “Avvenire” informaba sobre las Misas en acción de gracias celebradas alrededor de esa fecha en 21 ciudades de Italia. En España, tierra natal del Beato Josemaría, 46 obispos presidieron diversas Misas en acción de gracias entre el 30 de septiembre y el 10 de octubre. El Patriarca de Lisboa, Mons. José Policarpo, celebró una Misa solemne en el Oratório do Beato Josemaría del Colégio Universitário Montes Claros, en la capital portuguesa, mientras que otras celebraciones eucarísticas en Portugal tuvieron lugar en las ciudades de Porto, Coimbra, Braga, Viseu y Fátima.


Herramientas
 Archivo
Versión para imprimir 
Descargar a Palm 
Enviar a un amigo 
Enlaces útiles
Santa Sede
Opus Dei
Escritos del Fundador del Opus Dei
San Josemaría Escrivá, Fundador del Opus Dei
 
 
 
Romana - Boletín de la Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei
Redacción: V.le Bruno Buozzi 73 - 00197 Roma | redazione@romana.org
Administración:es@romana.org
© es.romana.org · Aviso legal · Política de privacidad y cookies