envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

LARANTUKA (Indonesia) Campo de trabajo en la isla de Flores

Un nutrido grupo de estudiantes australianos y neozelandeses pasó la primera mitad del mes de enero en Larantuka, una ciudad de la isla de Flores, dispuestos a trabajar duramente en un proyecto de voluntariado.

La isla de Flores está al oeste de Timor. Larantuka goza de un clima tropical, y los jóvenes voluntarios llegaron precisamente en la época de las precipitaciones, de modo que pudieron asistir al espectáculo de las lluvias torrenciales, que se sucede regularmente cada hora durante diez minutos y que convierte todo en un barrizal. La mayoría de la población es muy pobre y vive en condiciones precarias.

El trabajo consistió en acabar un pabellón de dos aulas para una escuela. Hubo que hacer todo manualmente, sin maquinaria. Fue una buena ocasión de vivir una pequeña aventura con elegancia. Un sacerdote de la Prelatura acompañó a los estudiantes durante todo el campo de trabajo y celebró diariamente la Santa Misa. Se impartieron, además, algunas charlas de formación cristiana. Como consecuencia, incluso quienes estaban algo alejados de la práctica religiosa han comenzado a tomarse en serio su vida espiritual.

Romana, Nº 24, Enero-Junio 1997, pag. 147-148.