envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Carta al Vicario Regional de Estados Unidos con motivo de los atentados terroristas del 11-IX-2001 (12-IX-2001)


Queridísimo Arne: ¡que Jesús me guarde a mis hijas y a mis hijos de Estados Unidos!

Hemos recibido vuestro fax cuando estábamos rezando por Estados Unidos y me disponía a escribiros, para deciros que me uno con toda el alma a vuestro dolor. Podéis estar seguros de que son muchos los que en estos momentos rezan por ese queridísimo país, pidiendo al Señor de manera particular por las víctimas y por quienes están sufriendo de modo más vivo las consecuencias, como sus parientes más próximos. No me cabe la menor duda de que Dios acoge esas oraciones. Es un momento muy oportuno para fomentar, de una parte, la Comunión de los Santos -¡hay que estar muy cerca de los que sufren!-, y, de otra, para cuidar el cumplimiento del deber, rectificándolo como servicio a los demás. ¡Me gustaría muy de veras encontrarme ahí, y ayudar a todos!

Uníos a mi petición a Santa María, Regina Pacis, para que nos obtenga del Cielo la verdadera paz, la que procede de que la gracia divina entre a fondo en el alma. Así podremos descubrir a tantas y a tantos -también en estas dolorosas circunstancias- la única felicidad de ser hijos de Dios.

Con todo cariño, os envío la bendición del Beato Josemaría y don Álvaro,

+ Javier Echevarría

Romana, Nº 33, Julio-Diciembre 2001, p. 188.