envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

París: coloquio en la UNESCO

El sábado 30 de noviembre, en la sede de la UNESCO (París), se celebró un coloquio universitario, centrado en el tema “Las dos Ciudades” (ciudad terrestre y ciudad celestial), con el fin de estudiar las relaciones entre la fe cristiana y la libertad personal, tema central del mensaje de San Josemaría Escrivá.

El tema fue abordado en toda su amplitud histórica, desde los primeros cristianos hasta los escritos del Fundador del Opus Dei, pasando por San Agustín, la Edad Media y la época moderna.

Ruedi Imbach, profesor de la Sorbona, disertó sobre el pensamiento de San Agustín y el llamado agustinismo político. En su conferencia, la filósofa Blandine Kriegel volvió sobre el pensamiento de San Agustín, mostrando su influencia a lo largo de la historia. Marie-Françoise Baslez, profesora de Historia Antigua en una de las universidades de París, habló de la efervescencia espiritual y apostólica de los primeros cristianos: al final de su exposición, citando la conocida Epístola a Diogneto, ilustró la actualidad de ser “fermento en la masa”, que tan bien encarnaron los primeros cristianos. Por su parte, Pierre Manent, especialista en filosofía política, mostró las tensiones y conflictos a los que tuvo que enfrentarse la Iglesia en los dos últimos siglos, con motivo del movimiento de secularización que ha conocido el mundo occidental.

Por último, Cyrille Michon, profesor titular de Filosofía en la Sorbona, desarrolló su intervención apoyándose en uno de los últimos trabajos de François-Xavier Guerra, catedrádico de Historia Contemporanea en la Sorbona, fallecido veinte días antes, que había sido uno de los promotores del coloquio. Abordó desde varios puntos de vista uno de los temas centrales de los escritos y predicación de San Josemaría Escrivá: la libertad del cristiano cara a Dios, que le lleva a salir del anonimato y asumir con responsabilidad sus decisiones e iniciativas, siendo ciudadano de las dos ciudades, rechazando el clericalismo (la instrumentalización de los fieles laicos para fines espirituales así como la instrumentalización de la Iglesia para fines meramente temporales), y siendo “fermento en la masa” a través de su trabajo profesional.

Romana, Nº 35, Julio-Diciembre 2002, p. 339-340.