envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Barcelona, España. 6ª Jornada de Bioética en el Colegio Mayor Bonaigua

Los avances científicos en la experimentación con células madre adultas y la necesidad de promover, en este campo, una reglamentación legal respetuosa con la vida humana fueron los principales temas tratados en la 6ª Jornada de Bioética organizada por la Fundació Pineda, que se celebró en el Colegio Mayor Universitario Bonaigua, obra corporativa del Opus Dei, a finales de marzo.

La apertura de la jornada, titulada “Ética, derecho y ciencia: responsabilidad y futuro”, corrió a cargo de la Dra. Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquímica y Biología Molecular y profesora de la Universidad de Navarra. López Moratalla, autora de un centenar de publicaciones en su especialidad, habló sobre su experiencia en los avances de la terapia celular, gracias a la utilización de células troncales adultas.

«Hoy sabemos –dijo– que las células madre del adulto pueden cubrir, con las estrategias adecuadas, la regeneración celular de los diferentes tejidos. Algunos éxitos son ya patentes. La realidad es que las células madre de adulto se muestran mucho más ventajosas y no tienen los riesgos de rechazo y de producir tumores que presentan las células embrionarias cuando se trasplantan».

López Moratalla se refirió a la posible experimentación con embriones congelados, y puntualizó que «no es una buena medicina destruir una vida incipiente y después intentar controlar todo el potencial que contienen sus células. El que aquellos seres humanos de pocos días sean “sobrantes” –dijo– es ya una injusticia que no justifica una injusticia más.

Con términos similares se expresó también el Decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Universidad Internacional de Catalunya, el Dr. Miquel Àngel Serra, que participó en una mesa redonda, moderada por la periodista Pilar Cambra, jefe de redacción de “Expansión”, con el ginecólogo Josep Ramon Méndez, el filósofo Santiago Fernández Burillo y Assumpció Esteve, profesora de Derecho Civil de la Universidad de Barcelona.

Por otra parte, José Miguel Serrano, profesor de Filosofía del Derecho de la Universidad Complutense de Madrid, se refirió a la existencia de una bioética de consenso, complaciente con intereses partidistas, que sustituye incluso la lógica médica por razones puramente investigadoras, y apeló a la responsabilidad de los políticos en la ordenación legal de la experimentación y la defensa del derecho del embrión a no ser utilizado como simple material biológico.

Romana, Nº 36, Enero-Junio 2003, p. 154.