envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Santo Tomé, Argentina. Desde Arenales y Montes Grandes

Del 21 al 31 de enero pasado se realizó en Santo Tomé una actividad de promoción social a cargo de estudiantes universitarias y de secundaria. La organización previa de las voluntarias se realizó en el Centro Cultural Arenales y en el Club Montes Grandes.

Esta no es la primera vez que los pobladores de Santo Tomé ven llegar a decenas de estudiantes dispuestas a trabajar con ellos. «Los campamentos de Santo Tomé comenzaron en 1987. Surgieron por la necesidad de ayudar a la población de escasos recursos», explica Cecilia Coimbra, que en 1998 fue elegida entre las cien mujeres del año por impulsar esta iniciativa.

El proyecto social tiene como finalidad capacitar en el área de salud y desarrollar microempresas rurales para la población. Hasta la fecha, cerca de mil voluntarias –sobre todo estudiantes, pero también jóvenes profesionales– han dado su tiempo y talento para desempeñar diversos programas de ayuda en los centros de la zona. Algunos de ellos han sido campañas de vacunación, de alfabetización y de alimentación, organización de huertas familiares, cursos de puericultura, apoyo escolar en diversas áreas, asistencia médica pediátrica y primeros auxilios.

Para las familias que lo desean, se ofrecen unas clases de catequesis que siguen el Catecismo de la Iglesia Católica y se prepara a las asistentes para recibir los sacramentos. La devoción a San Josemaría –cuyas enseñanzas han inspirado esta iniciativa desde sus orígenes– tiene gran acogida entre las familias y conocidos de los beneficiados.

Romana, Nº 36, Enero-Junio 2003, pag. 159.