envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Ashiya, Japón. Revitalizar la familia y las costumbres

Bajo el lema “Revitalizar la familia y las costumbres” ha tenido lugar en Seido Cultural Center, Ashiya, Japón, una serie de conferencias sobre temas de actualidad en las que se ha procurado poner de relieve la importancia de las virtudes humanas y de un comportamiento conforme a la moral como fundamento imprescindible para la construcción de una sociedad en la que reinen la justicia y la paz.

El Dr. Ichiro Mukoyama, autor de una tesis en bioética en la Universidad de Navarra, desarrolló el tema “Luces y sombras de la bioética moderna”. Hizo hincapié en la necesidad de unas normas éticas que protejan la vida, para que la ciencia biomédica pueda estar siempre al servicio del hombre.

José Vicente de los Mozos, directivo de una compañía de automóviles, resaltó la importancia de las virtudes humanas en la vida profesional: “el trabajo es un medio y no un fin para el desarrollo integral de la persona”. Cuando se le preguntó cuál es el hecho que más ha influido en su vida, respondió que el haberse casado para formar una familia: “antes, cada vez que tenía que tomar una decisión pensaba en el “yo”, pero desde que me casé siempre pienso en el “nosotros”, mi mujer y mis cuatro hijos”.

El Dr. Kunio Hirata, consejero de un grupo provida, disertó sobre el problema de la educación de la afectividad en Japón y convocó a los presentes a la construcción de una nueva “Arca de Noé”, para ayudar al mayor número posible de personas a salir de la crisis en la que se encuentran. Por último, el pasado 3 de noviembre, fiesta de la Cultura, el historiador y periodista Gregorio González Roldán destacó la importancia de las virtudes humanas en el deporte, tanto para quienes lo practican como para los aficionados: si el deporte ha de ser medio de entendimiento y cooperación entre personas de diferentes culturas y ambientes sociales, si el deportista ha de ser un modelo y estímulo para la juventud, “el cultivo de las virtudes –dijo el ponente– es absolutamente necesario”.

Romana, Nº 37, Julio-Diciembre 2003, p. 18-19.