envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Vancouver, Canadá. Preparando a los líderes de mañana

El curso de preparación al liderazgo de Crestwell Centre, que empezó en enero y duró hasta el mes de mayo, iba dirigido a chicas de 14, 15 y 16 años. Las sesiones del curso tenían lugar cada dos semanas. En las cinco primeras, profesionales de diferentes ámbitos expusieron sus experiencias y ofrecieron consideraciones tanto filosóficas como de carácter práctico acerca de las virtudes propias de la acción directiva, la felicidad y el sentido de la vida, la dignidad de la persona humana, la capacidad de pensar críticamente y la importancia de fijar bien los propios objetivos. Después de cada charla hubo una sesión de trabajo con participación activa de las chicas que seguían el curso. Las últimas sesiones fueron dedicadas a la preparación de un proyecto de servicio, pues el liderazgo como servicio y la donación como máxima expresión de la personalidad -particularmente en el caso de la mujer, tal como enseñaba San Josemaría- son algunos de los principios básicos que han orientado el curso.

En una de las clases, las participantes en el curso reflexionaron sobre la virtud de la modestia como elemento importante para la salvaguarda de la dignidad humana. Convencidas de que la modestia y la elegancia son perfectamente compatibles, decidieron que en su proyecto de servicio ocuparía un papel significativo un desfile de moda. Para prepararlo bien, se comprometieron a adquirir conocimientos en la materia y a promover entre sus amigas el verdadero concepto de elegancia.

Romana, Nº 38, Enero-Junio 2004, pag. 95-96.