envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Helsinki, Finlandia. La familia, medio de comunicación entre el individuo y la sociedad

Los constructores de las catedrales medievales no ahorraron esfuerzos: sabían que lo que estaban levantando tenía que durar siglos. ¿Qué habría que decir del amor entre el hombre y la mujer, si de verdad creemos en el matrimonio feliz y para siempre?

La comparación hecha por Isabelle Gaullier, Master en Familia y Matrimonio, en el seminario celebrado el 14 de abril en el centro cultural Vanhapuisto, de Helsinki, enlazaba con la consideración de la esencialidad de la familia para el buen desarrollo de la persona. Al aceptar el reto de construir el matrimonio, afirmó Isabelle Gaullier, el realismo es necesario, pero hay que combinarlo con el idealismo propio de quien sabe que se está proponiendo algo grande pero no inalcanzable. Al final, volviendo a la imagen de los grandes templos medievales, la conferenciante concluyó lapidariamente: “merece la pena el esfuerzo cuando se trata de construir una catedral”.

Por su parte, la doctora Kaija Hartiala, vicealcaldesa de Turku, la tercera ciudad de Finlandia por número de habitantes, transmitió algunas experiencias cotidianas de su propia familia. Kaija Hartiala tiene treinta años de matrimonio, una familia de cuatro hijos y una carrera política y profesional que le ha exigido una dedicación no pequeña. En su exposición, a través de anécdotas de la vida real, fue desgranando diversos aspectos que considera esenciales para mantener el matrimonio a salvo y la familia unida. También contó algunos medios concretos con los que ha procurado estar siempre muy cerca de su marido y de sus hijos. Por ejemplo, para afrontar la presión del individualismo, que puede provocar que cada miembro de la familia “haga su vida” y, absorbido por su trabajo, sus aficiones, sus amigos, etc., se aísle de los demás, en su familia decidieron fijar la hora de la cena un poco más tarde de la habitual en el país: de esta forma consiguieron que cada día hubiera un momento en que todos coincidían en casa y cada uno podía contar sus experiencias de la jornada. También habló de lo importante que es compartir aficiones con los demás miembros de la familia: en su caso, el jogging, que practica diariamente con su marido.

El público asistente al seminario fue muy activo en el turno de preguntas, lo que prueba que el tema despierta un gran interés en Finlandia.

Romana, Nº 40, Enero-Junio 2005, p. 150-151.