envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

París, Francia. Encuentro con el Cardenal Barbarin

El miércoles 8 de marzo por la tarde, el Cardenal Philippe Barbarin, Arzobispo de Lyon, tuvo un encuentro en el Centre Garnelles (París) con un centenar de universitarios y jóvenes profesionales.

El encuentro tuvo el aire informal propio de una tertulia, y en él se abordaron temas como el papel de los obispos, las dificultades que debe vencer un cristiano que desea asistir a la Santa Misa todos los días, la vocación como llamada específica de Dios a una persona, la necesidad de la oración o la misión apostólica.

Las respuestas del Cardenal Barbarin —como las preguntas— fueron directas, sin circunloquios, y no faltó en ellas una buena dosis de sentido del humor. A propósito de la necesidad de encontrar una respuesta en la vida que se adapte a las necesidades del cuerpo, de la inteligencia y del espíritu y que las satisfaga todas, constató que en la carrera de la perfección “las máquinas nos han vencido”. Pero, frente a ese hecho —señaló glosando unas palabras de Cristo, “sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto”—, “la oración es Dios que me rehace, Dios que me coloca en mi sitio”. En otro momento, contestando a la pregunta de un joven profesor de educación física sobre el modo de ayudar a sus alumnos a responder a una posible vocación, el Cardenal Barbarin comentó el “Magnificat”, el canto de alabanza a Dios de la Santísima Virgen, y habló de lo que él llama “la pastoral del sí”, que “consiste en conducir hacia el gran Sí a través de pequeños síes”.

Romana, Nº 40, Enero-Junio 2005, p. 156.