envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

ELIS, 40años formando jóvenes italianos

El Centro ELIS ofrece, entre otros, estudios de electrónica, electromecánica, tecnología multimedia, relojería, telecomunicaciones, logística y hostelería. Fue inaugurado por Pablo VI el 21 de noviembre de 1965. Se encuentra en el barrio Tiburtino-Collatino, que en aquellos años era uno de los menos favorecidos de Roma.

El ELIS (Educazione, Lavoro, Istruzione, Sport) ocupa una superficie de 4 hectáreas. Cuenta con una residencia para 120 estudiantes de la escuela de formación superior, un edificio de aulas y laboratorios para la formación profesional tradicional y para los cursos en nuevas tecnologías, un vivero de empresas, una escuela de hostelería y una escuela deportiva con más de 400 socios. Además, su biblioteca y la parroquia de San Giovanni Battista al Collatino, aneja al ELIS, son puntos de referencia importantes para el vecindario. A través de una ONG impulsa iniciativas de cooperación al desarrollo en diversos países, como China, Vietnam, Filipinas y algunos de América Latina.

En estos años el ELIS ha formado a más de 10.000 alumnos. Actualmente, el 97% de los jóvenes que finalizan sus estudios encuentran trabajo en menos de un año. Las últimas novedades del ELIS son un laboratorio para crear nuevas empresas y un centro de formación para graduados que prepara a los formadores del Cisco Academy Training Center. Unas 350 escuelas mandan a sus profesores al ELIS a realizar cursos que mejoren su capacidad profesional. En el ELIS, los alumnos reciben una formación humana y cristiana orientada a hacer de su profesión un servicio a los demás.

Con motivo del 40 aniversario del ELIS, el pasado 20 de noviembre, fiesta de Cristo Rey, Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, celebró allí la Eucaristía a la que asistieron, entre alumnos, antiguos estudiantes, profesores y directivos, más de 3.000 personas.

“En un centro como este —dijo Mons. Echevarría citando a San Josemaría Escrivá— la juventud aprende el verdadero valor del trabajo, porque a través del trabajo el cristiano puede alcanzar la santidad”. En otro momento recordó las palabras que Pablo VI pronunció el día de la inauguración: “En el ELIS todo es Opus Dei. Aquí todo es obra de Dios”1.

Tras la ceremonia, el Prelado visitó las instalaciones. En el vestíbulo de la escuela pudo ver el famoso reloj del Pincio, que adorna una de las zonas más turísticas de Roma y que ahora está siendo reparado por los estudiantes de Relojería. El Prelado recibió una cruz realizada por los alumnos de orfebrería y un DVD preparado por los futuros profesionales de las tecnologías multimedia. Visitó también la escuela de hostelería SAFI, una de las iniciativas del ELIS. A última hora de la mañana, en un espacio habilitado al efecto dentro de la zona deportiva, tuvo un encuentro de catequesis con los alumnos y el personal del ELIS y con familias de toda Roma: asistieron unas 6.000 personas.

Romana, Nº 41, Julio-Diciembre 2005, p. 320.