envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Sydney (Australia): Inauguración de Nairana Study Centre

El día 29 de abril fue inaugurada oficialmente la nueva sede de Nairana Study Centre, en Pennant Hills, al noroeste de Sydney.

El día anterior, Mons. David Walker, Obispo de Broken Bay, la diócesis en la que se encuentra Nairana, había celebrado la Misa en el oratorio del Centro.

Los actos atrajeron a un buen número de padres de chicos que frecuentan sus actividades y a otros amigos, así como a conocidas personalidades públicas. Entre ellas se contaba el ministro federal de Justicia, Philip Ruddock; el alcalde de Hornsby Shire, Nick Berman; el Eparca Melquita de Australia y Nueva Zelanda, Mons. Issam J. Darwish, y varios miembros del Parlamento de Nueva Gales del Sur.

El periodista Mike Willesee pronunció un discurso en el que habló de su vuelta a la fe católica y animó a los chicos que acuden al Centro, estudiantes de bachiller superior, a crecer en su fe. “Un consejo que puedo daros”, dijo, “es que, cuando tengáis alguna duda, os preguntéis: ¿qué haría Jesús? Porque sabéis que Él siempre está con vosotros..., es el mejor amigo que podéis tener”. Willesee expresó también el deseo de que “a través de Centros como éste mucha gente pueda llegar a conocer mejor al Señor”.

Por su parte, el director del Centro, John-Paul Hinojosa, dijo: “Desde el primer momento del proyecto de Nairana, los padres se han dado cuenta de que la formación de la gente joven no se acaba en el hogar. Los padres fundadores de este proyecto eran conscientes de que sus hijos necesitaban una guía personalizada para encauzar sus energías y desarrollar sus talentos. Ahora, más que nunca, hay una necesidad real de lugares donde los jóvenes se sientan retados a dar lo mejor de sí mismos. Un lugar que enriquezca sus vidas morales y espirituales en un ambiente sano y positivo. Esto es precisamente lo que Nairana trata de ofrecer y de hecho ha ofrecido durante muchos años, desde su comienzo”.

Nairana es fruto del empeño de unos padres que querían para sus hijos una formación que les ayudara a mantener ideales altos en la adolescencia, una etapa particularmente difícil de la vida. Con este fin, Nairana ofrece programas académicos y deportivos, además de medios de formación moral, humana y cristiana. Promueve también el sentido social y el afán personal de servicio a la comunidad. Los chicos que frecuentan el Centro visitan con regularidad a ancianos y enfermos de la zona. Desde hace años, además, Nairana ha venido organizando campos de trabajo en países en vías de desarrollo, como Sri Lanka, Fiji y Filipinas.

Romana, Nº 42, Enero-Junio 2006, pag. 132-133.