envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Don Álvaro

En la iglesia de San Josemaría, en Roma, el Prelado del Opus Dei presidió, el 23 de marzo por la tarde, una concelebración eucarística en sufragio del Siervo de Dios Mons. Álvaro del Portillo en el duodécimo aniversario de su tránsito 1. Llenaban la iglesia numerosas familias del barrio, y también muchas personas de toda Roma, que participan en la labor pastoral de la Prelatura. En todos está viva la imagen de don Álvaro, que, entre otras cosas, tanto se prodigó por la construcción de esa iglesia parroquial.

También en muchas otras ciudades de todo el mundo se ha rezado por don Álvaro con ocasión del aniversario de su fallecimiento y se han celebrado Misas en sufragio por su alma. En Kinshasa hubo una el 22 de marzo en la catedral de Notre Dame du Congo. Fue presidida por Mons. Xavier Hervás, Vicario Regional de la Prelatura, con quien concelebraron sacerdotes de diferentes diócesis del Congo: Lisala, Kolwezi, Molegbe y Kinshasa. Muchas familias estuvieron presentes, dando testimonio de su agradecimiento a quien tomó la decisión de comenzar el trabajo estable de la Prelatura en el país. En la homilía, Mons. Xavier Hervás, glosando el mensaje de Benedicto XVI para la Cuaresma, invitó a los presentes a vivir ese tiempo de gracia y de conversión con sentido de responsabilidad, siendo fermento de santidad en el propio ambiente y especialmente en la propia familia, como tantas veces enseñó don Álvaro. Animó también a los participantes a acercarse a la fuente de la misericordia divina, es decir, a los sacramentos, especialmente la Eucaristía y la Confesión. De hecho, muchas personas pudieron recibir esa tarde al sacramento de la reconciliación. En la oración de los fieles y en otros momentos de la ceremonia se rezó por el Papa y por la paz en el Congo y en todo el mundo.

Como todos los años, el CITE Technical Institute organizó en la ciudad de Cebú (Filipinas) una Misa por don Álvaro el 23 de marzo. Tuvo lugar en la catedral y fue concelebrada por el Obispo, Mons. Julito Cortes, y otros dos sacerdotes. Asistieron unas mil personas, entre las que se encontraban muchos alumnos del CITE con sus familias y amigos.

Romana, Nº 42, Enero-Junio 2006, p. 118.

Enviar a un amigoEnviar a un amigo