envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Sídney (Australia) Ayudando en Ho Chi Min, Vietnam

El orfelinato Phu My, también conocido como el Handicapped Orphans Protection Centre of Thi Nghe, está situado en el distrito Binh Thanh de la ciudad de Ho Chi Min. El orfelinato ha sido el hogar de miles de niños vietnamitas discapacitados desde 1875. Los 400 huérfanos de Phu My sufren discapacidades serias, desde parálisis cerebral hasta síndrome de Down. Muchos de ellos tienen que permanecer en cama permanentemente y necesitan cuidados constantes. El orfanato está llevado por las hermanas de Saint Paul De Chartres que sostienen admirablemente el ambiente de alegría, dedicación y cariño de todos los empleados.

Del 10 al 31 de enero, 15 jóvenes voluntarios de Nairana Study Centre de Sídney (Australia) organizaron un campo de trabajo en el orfelinato. El grupo, constituido en su mayoría por estudiantes de bachillerato superior, había decidido dedicar 3 semanas de sus vacaciones de verano ayudando al equipo del orfelinato.

Una de las tareas consistió en reparar una gran terraza cubierta en el tercer piso del edificio principal. Con el paso de los años, el techo y las paredes habían ido cediendo, de manera que la terraza había tenido que ser cerrada. Los arreglos fueron de entidad: los voluntarios lijaron y pintaron las paredes y cambiaron por completo el techo de la terraza.

También se ayudó al equipo del orfelinato en sus trabajos diarios. Los niños agradecieron mucho que les llevaran al campo de juegos o al jardín en sus sillas de ruedas. Una de las tareas que más impresionaron a los voluntarios era dar de comer a los niños que no pueden dejar sus camas. Uno de ellos resumía así su experiencia: «Di de comer a un niño con parálisis cerebral aguda. No podía hablar, y casi ni moverse, pero ciertamente podía sonreír. En esa sonrisa he descubierto la alegría del darse a los demás y me ha traído una felicidad que nunca había experimentado hasta ese momento».

La ayuda de los muchachos de Nairana Study Centre fue una pequeña contribución al trabajo generoso y alegre que el equipo de Phu My lleva a cabo. La experiencia ha sido tan positiva que ya se está organizando una segunda visita para enero de 2009.

Romana, Nº 46, Enero-Junio 2008, p. 149-150.