envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Primera sesión de los Procesos sobre la vida, virtudes y fama de santidad de los cónyuges Tomás Alvira y Paquita Domínguez (19-II-2009)

El Cardenal Antonio María Rouco Varela, Arzobispo de Madrid, presidió el jueves 19 de febrero la sesión de apertura de la causa de canonización del matrimonio formado por los Siervos de Dios Paquita Domínguez Susín y Tomás Alvira Alvira, fieles de la Prelatura del Opus Dei.

Ante los ocho hijos vivos (uno falleció a los cinco años), el Purpurado destacó “la necesidad de que el evangelio de la familia sea proclamado y testificado” y se refirió al matrimonio Alvira como “un ejemplo de este testimonio en el siglo XX”.

Asimismo se constituyó el tribunal diocesano que reunirá las pruebas necesarias para “determinar si pueden ser considerados como ejemplo de vida y como intercesores para todos los cristianos”, como dijo el Postulador de la Causa, el Rev. José Carlos Martín de la Hoz.

Tomás Alvira y Paquita Domínguez se incorporaron al Opus Dei en 1947 y 1952, respectivamente, y desarrollaron su vida profesional en Aragón y Madrid. Alvira fue catedrático de Ciencias Naturales e investigador del CSIC. Su esposa fue maestra.

El Cardenal Rouco recordó que Juan Pablo II, ante el nuevo milenio, marcó como uno de los objetivos el estudio de la santidad de los matrimonios cristianos y dijo que “es muy necesario el testimonio cristiano desde la familia”. Hasta el momento se han realizado dos beatificaciones de matrimonios: la de Luis y María Beltrame Quattrocchi (2001) y la de los padres de Santa Teresita del Niño Jesús, Louis Martin y Zélie Guérin, en 2008. Queda claro que la santidad siempre es personal, aunque el proceso se lleve a cabo simultáneamente para ambos cónyuges.

Romana, Nº 48, Enero-Junio 2009, pag. 129.