envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Moergestel (Holanda): Respetar la naturaleza humana

“¿Jugar con la madre naturaleza?” fue el título del simposio organizado el pasado mes de septiembre en el Centro de Conferencias Zonnewende. Dos expertos disertaron en torno a los aspectos éticos y jurídicos de los últimos desarrollos en torno a la reproducción humana. Tomando como punto de partida la Instrucción Dignitas Personae, el Arzobispo de Utrecht, Mons. Eijk, Miembro de la Pontificia Academia para la Vida, trazó un recorrido desde el neomaltusianismo hasta las técnicas de reproducción asistida actuales. Destacó la acción de la Iglesia en defensa de la naturaleza y la vida, pues siempre se ha mantenido abierta e interesada en promover la vida desde su concepción a la muerte natural, la unidad del matrimonio y el verdadero amor de los esposos, que no puede ser sustituido por técnicas artificiales. El obispo subrayó la dignidad de la persona en todas sus fases a partir de la concepción. La formación especializada de Mons. Eijk y su amplia experiencia en bioética y en teología moral proporcionó al auditorio ideas para intercambiar puntos de vista sobre estos temas.

La segunda conferencia corrió a cargo del profesor Buijsen, Catedrático de Filosofía del Derecho del Centro Médico de la Erasmus Universiteit de Rotterdam. Buijsen expuso cómo se llega a la decisión de la reproducción asistida y de las consideraciones que se hace el médico para determinar si llevar a cabo o no el tratamiento. El conferenciante mostró cómo la práctica de la fecundación “in vitro” crea situaciones incongruentes y contradictorias desde el punto de vista jurídico y lamentó que no existiera una legislación común sobre el particular. Según este médico, se da la paradoja de que la demanda creciente de técnicas de reproducción asistida es en gran parte causada por el retraso de nacimientos y la práctica del aborto. El Simposio fue organizado por Comisión “Cure & Care”, responsable de actividades de bioética de la Fundación SOKA.

Romana, Nº 49, Julio-Diciembre 2009, pag. 355.