envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Mensaje ante el terremoto de Japón

Mientras realizaba su curso de retiro espiritual, Mons. Javier Echevarría envió el siguiente mensaje:

Desde que recibí la primera noticia del terremoto en la queridísima tierra de Japón, el viernes de la semana pasada a primera hora, no he cesado de rezar y de pedir oraciones por los habitantes de aquel país, uniéndome de corazón al dolor de todas las familias y de cada persona, participando en la pena que lleva consigo esta desgracia.

He ofrecido sufragios por las víctimas, rogando también al Señor que ellas intercedan para que sea mínimo el número de fallecidos y para que se pueda prestar toda la asistencia espiritual y humana a quienes lo necesiten. Me siento totalmente unido, con los fieles de la Prelatura del Opus Dei, a los trabajos que se están llevando a cabo para auxiliar a todas las personas y familias que lo necesiten. Por eso, he pedido a los hombres y a las mujeres de la Prelatura que se encuentran en esa tierra que, bien unidos a sus conciudadanos, además de rezar y de ofrecer sacrificios por la situación actual, no dejen de colaborar en la medida que esté a su alcance en todas las actividades para acudir en auxilio de quienes se encuentren afectados por el seísmo.

Estoy especialmente muy unido, como los demás fieles de la Prelatura, a las plegarias del Santo Padre y a cuanto hayan dispuesto los Obispos de Japón, también para que todo el pueblo de ese país entienda de una manera más inmediata que la Iglesia Católica participa y quiere ayudar en todo lo que afecta al pueblo japonés.

Romana, Nº 52, Enero-Junio 2011, p. 56.