envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Ciudad de Guatemala (Guatemala) 50 años de Kinal

El 11 de marzo se cumplieron 50 años del Centro Educativo Técnico Laboral Kinal, de Ciudad de Guatemala. Los actos conmemorativos se iniciaron con una Misa de acción de gracias, presidida por el arzobispo metropolitano, Mons. Oscar Julio Vian, en la iglesia catedral. Concelebraron el vicario regional del Opus Dei en Guatemala, Mons. Francis Wurmser Ordóñez, y el capellán del centro educativo. La catedral estaba llena de alumnos, familiares, personal docente, directivos y muchos de los colaboradores que han apoyado generosamente esta labor a lo largo de los años.

Kinal es una labor de apostolado corporativo del Opus Dei que brinda educación secundaria y técnica en las áreas de Mecánica Automotriz, Electricidad Industrial, Electrónica Industrial, Informática de Computación y Dibujo Técnico. Además, a través de la Escuela Técnica Superior, capacita en esos mismos campos a personas adultas que trabajan sin una titulación reconocida.

Anualmente Kinal aporta al país más de 200 peritos técnicos especializados. Algunos consiguen un trabajo de media jornada que hacen compatible con estudios universitarios; otros, ya sea por dificultades de horario o por la necesidad económica familiar, lo hacen en jornada completa.

La Fundación Kinal, propietaria del centro, gestiona y administra un amplio fondo de becas que permite que cada alumno pague por su educación la cantidad con la que su familia puede contribuir, importe que es determinado conjuntamente por los responsables de Kinal y la familia, a través de un estudio socioeconómico.

En lengua maya, Kinal significa “lugar donde nace el fuego” o “lugar de la luz”. Hace referencia a la gran cantidad de volcanes que dominan la geografía de Guatemala, que son símbolo de fortaleza, señorío y majestad. La sede actual, inaugurada en 1987, cuenta con 28 aulas, 9 talleres, 11 laboratorios especializados, 7 laboratorios de computación, oratorio, biblioteca, auditorio y cafetería.

Romana, Nº 52, Enero-Junio 2011, p. 145.