envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

50 aniversario de la Escuela Rural

La escuela rural El Peñón ha cumplido medio siglo de labor educativa. En la década de los cincuenta, un grupo de emprendedores preocupados por el atraso educativo que imperaba en las zonas agrícolas de México, en Morelos, creó la Asociación Civil Campo y Deporte, que a su vez fundó en el Valle de Amilpas el Centro Agropecuario Experimental El Peñón. En 1961, El Peñón impartió un primer curso práctico sobre agricultura y cuidado de los animales de corral. Diez años después se abrió la telesecundaria, por la que han pasado 1.846 alumnos hasta la fecha, y en 1984 se inauguró el bachillerato tecnológico agropecuario, en el que se han graduado 706 estudiantes. Actualmente alrededor de 400 alumnos de secundaria y bachillerato hacen todos los días su recorrido desde los municipios vecinos para estudiar, crecer y hacer deporte en El Peñón.

Se ha calculado que la población total sobre la que El Peñón está incidiendo, con un efecto positivo en el desarrollo humano y la calidad de vida se acerca a las trescientas mil personas: entre otras cosas, las estadísticas muestran que los índices de alcoholismo, divorcios, embarazos de adolescentes y madres solteras en Jonacatepec, municipio en el que se ubica la institución, son los más bajos de Morelos.

En las aulas y en la cancha

En 1998 nació la Escuela de fútbol Atlas-El Peñón. Logró ganar la Copa Fortaleza, un torneo prestigioso en el país. «Mediante el deporte los muchachos han descubierto que están a la misma altura de competencia de los jóvenes que viven en la ciudad (…). Esto ha dado un fuerte impulso a su moral, a su capacidad de relacionarse y a su forma de ver la vida. Triunfar también en lo académico se convierte naturalmente en una meta factible para ellos», afirma Héctor Lucio, director de El Peñón.

En la escuela se fomenta el afán de alcanzar la excelencia en el ámbito deportivo, como en el académico, pero sobre todo se busca la formación humana y moral de los alumnos. Se imparte educación física, inglés, matemáticas, biología, química, etc., y también se transmiten valores, a través de un sistema de trabajo y respeto, en coordinación con los padres de familia.

En el ámbito académico, la prueba ENLACE 2010, elaborada por la Secretaría de Educación Pública, dio al bachillerato de El Peñón el primer lugar en el estado, tanto en habilidades matemáticas como en comprensión lectora. A nivel nacional, El Peñón alcanzó el lugar 19 para matemáticas, y el 45 en lectura, datos que lo revelan como uno de los mejores bachilleratos de México. En las pruebas realizadas por el Centro Nacional de Evaluación para la Educación Superior (Ceneval), tanto la telesecundaria como el bachillerato se ubican por encima de la media nacional. En el ciclo escolar 2002-2003, El Peñón fue reconocido por el Ceneval como la mejor telesecundaria no sólo del estado de Morelos, sino de todo el país.

Ante las carencias en inglés que mostraban los alumnos de El Peñón al terminar el bachillerato, en el ciclo escolar 2006 - 2007 se estableció un convenio con una institución de prestigio especializada en la enseñanza de idiomas, que está permitiendo a los alumnos graduarse con un bilingüismo básico.

San Josemaría Escrivá de Balaguer y El Peñón

La formación espiritual que se imparte en El Peñón está encomendada a la Prelatura del Opus Dei. A los alumnos se les trata de transmitir el espíritu del trabajo bien hecho, dentro de las posibilidades humanas, por amor a Dios. San Josemaría alentó desde el inicio la labor educativa y formativa de El Peñón. En 1970, durante su visita a México, estuvo en el colegio: da testimonio un árbol plantado por su mano. Sobre la difícil situación social de los campesinos, dijo: «Todos, vosotros y nosotros, estamos preocupados en que mejoréis, en que salgáis de esta situación, de manera que no tengáis agobios económicos... Vamos a procurar también que vuestros hijos adquieran cultura; veréis cómo entre todos lo lograremos, y que, los que tengan talento y deseo de estudiar, lleguen muy alto».

Los padres de familia

La Escuela para Padres de Familia abrió sus puertas en 1993. Tiene como objetivo ayudar a las familias a reforzar los valores que los alumnos aprenden en El Peñón, así como mejorar la comunicación con los hijos y contribuir a un mejor entendimiento de los cambios emocionales, afectivos y sociales por los que pasan los jóvenes. «Aprendimos a saber hablarles y conocerlos más, ya que no existía una buena comunicación. No se encontraban las palabras adecuadas para saber conocernos más a fondo», dice Alma, mamá de un alumno.

Conmemoración del 50º aniversario

Para conmemorar el 50º aniversario de El Peñón, el 3 de noviembre se celebró un evento en el Instituto Panamericano de Alta dirección de Empresa —el IPADE, uno de los principales promotores de esta iniciativa social—, al que asistieron personalidades de la vida política del país como Marco Antonio Adame, gobernador de Morelos, Heriberto Félix Guerra, titular de la Secretaría de Desarrollo Social de México (SEDESOL), e Ismael Ariza, presidente municipal de Jonacatepec y ex-alumno de El Peñón, quienes, acompañados por Mons. Francisco Ugarte, vicario del Opus Dei en México, Alfonso Bolio, director general del IPADE, Héctor Lucio, director general de El Peñón, y Víctor Lachica, presidente del patronato, entregaron reconocimientos de constancia a los trabajadores con más amplia trayectoria en la institución.

Durante la celebración, Mons. Ugarte leyó una carta que el Prelado del Opus Dei, Mons. Javier Echevarría, ha enviado a El Peñón con motivo de sus 50 años de actividad. En la carta se lee: «Al echar una mirada a estas pasadas décadas, ¡cuántos motivos de agradecimiento al Señor! Además de los galardones y reconocimientos, habéis recogido otros premios, más importantes, que os han de enorgullecer: el servicio prestado a tantas familias, el desarrollo impulsado en vuestras tierras, y el trabajo desempeñado con buen humor y esfuerzo».

Al evento asistió como conferencista magistral el director de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) para México y América Latina, José Antonio Ardavín. Recordó las palabras antes citadas de san Josemaría, para resaltar que, con el pasar de los años, aquel propósito se va haciendo realidad.

Romana, Nº 53, Julio-Diciembre 2011, p. 320-322.