envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Mensaje a propósito del terremoto en Emilia-Romagna, Italia (22-V-2012)

Al volver a Roma de un breve viaje, me he dado mejor cuenta de la entidad de los daños causados por el terremoto que ha golpeado las provincias de Módena y Ferrara. Escribo estas líneas para estar aún más cerca de mis hijos y de sus parientes eventualmente afectados.

En cuanto he tenido noticia por los medios de comunicación, he encomendado al Señor a cuantos han perdido la vida, a sus familiares, a los heridos y a todas las personas que han sufrido daños morales o materiales.

He acudido también a la intercesión de san Josemaría, con quien yo mismo he pasado diversas veces cerca de esas zonas, rezando por todos los habitantes, para que los daños y sus perjuicios sean limitados, porque todos sabemos –aunque nos pueda parecer incomprensible– que Dios continua asistiéndolesrles siempre con corazón de Padre.

Suplico a nuestra Madre del Cielo que dé fuerza a los socorristas y a quienes colaboran en los planes de intervención dispuestos por las Autoridades, y que ayude a todos a no desesperar.

Mando mi bendición, que va siempre unida a la de san Josemaría y del queridísimo don Álvaro.

Romana, Nº 54, Enero-Junio 2012, p. 79.