envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Kevelaer (Alemania): Simposión interreligioso “María, la Madre de Jesús”

Kevelaer es el segundo destino de peregrinación mariana más popular en Alemania. Allí, el sacerdote Germán Rovira, del Opus Dei, puso en marcha el IMAK (Internationaler Mariologischer Arbeitskreis Kevelaer). Hace 26 años se organizó en ese centro un Congreso Mariano Internacional que culminó en la visita del beato Juan Pablo II a Kevelaer. En aquella ocasión estuvo también presente la beata Teresa de Calcuta. Desde su creación, el IMAK organiza un congreso anual sobre algún tema relacionado con la Virgen. El de este año tuvo lugar del 28 de abril al 1 de mayo, con el título “María, la Madre de Jesús”. En colaboración con el director de peregrinaciones de Kevelaer, Rolf Lohmann, canónigo de la Catedral de Münster, esta vez se decidió abrir el simposio a no-católicos que conocen y veneran a la Virgen María. El hilo conductor fue el diálogo interreligioso: hubo contribuciones de participantes cristianos y de una teóloga musulmana. El ambiente fue de respeto mutuo y de amistad, a pesar de la diversidad de opiniones sobre algunos aspectos. Ciertamente contribuía a esto el carisma del lugar. La imagen de la Virgen que allí se venera es sencilla: una hoja pequeña, como una estampa en blanco y negro, copia de la Virgen “Consolatrix Afflictorum” de Luxemburgo.

Entre los ponentes se encontraban el antiguo rector de la basílica, Prälat Richard Schulte Staade; el prefecto de una comunidad eclesial, la “Iglesia Alta de Alemania”, pastor Konrad Schrieder; el arcipreste Alexejs Ribakovs, de la Iglesia Ortodoxa Rusa; la profesora Dina El Omari, de la Facultad de Teología Islámica de la Universidad de Münster y el sacerdote de la Iglesia Armena, el pastor Hratsch. Los sacerdotes católicos Germán Rovira y Peter von Steinitz, predicaron las meditaciones en la Capilla de los Cirios sobre “María, puente entre las Iglesias de Oriente y de Occidente” y “María, compañera del Redentor”, respectivamente. El congreso terminó el día 1 de Mayo, con una misa solemne en la basílica, celebrada por el obispo auxiliar de Münster, Mons. Sefan Zekorn y el obispo de Mariannhill (Sudáfrica), Mons. Pius Mlungisi Dlungwana.

Romana, Nº 56, Enero-Junio 2013, p. 120-121.