envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Diccionario biográfico y teológico-espiritual de san Josemaría. Editorial Monte Carmelo

La editorial Monte Carmelo ha publicado el Diccionario de san Josemaría Escrivá de Balaguer, una obra que se incluye en su colección de grandes diccionarios. El volumen contiene 288 voces, de las cuales 158 son de carácter teológico-espiritual, mientras que 130 son histórico-biográficas. Las primeras profundizan en variadas materias de la vida espiritual cristiana y de la reflexión teológica, a la luz de las enseñanzas de san Josemaría. Las histórico-biográficas, en cambio, proporcionan una información esencial acerca de los personajes, lugares o sucesos más relevantes en la historia del fundador del Opus Dei. Se analiza también su obra escrita y su predicación, así como algunas de las iniciativas apostólicas que impulsó en todo el mundo.

Este volumen de 1358 páginas, promovido por el Instituto Histórico San Josemaría Escrivá de Balaguer, ha sido elaborado por más de 226 autores de 32 países, entre teólogos, canonistas, historiadores, filósofos y otros especialistas de los cinco continentes, bajo la supervisión de un comité editorial presidido por Mons. José Luis Illanes, director del Instituto Histórico San Josemaría Escrivá. Él mismo ha destacado que se trata de una obra “de alta divulgación y, por tanto, de nivel científico”; será un libro “de referencia general que se ocupa no sólo de la vida de san Josemaría, sino también de su mensaje y doctrina, y de la institución a la que había dado vida”. En su opinión, el manual “pone de manifiesto uno de los rasgos más característicos del espíritu” del fundador del Opus Dei: “la universalidad del mensaje de santificación en medio del mundo”.

Illanes espera que el diccionario “ayude a los lectores a conocer mejor la vida y las enseñanzas de quien fue una de las personalidades más relevantes de la historia de la Iglesia en el siglo XX, y guía para la vida de personas de muy diversas condiciones y países, un santo de lo ordinario –según lo calificó el beato Juan Pablo II el día siguiente a su canonización–, es decir, un promotor de un camino de santidad y de apostolado, de una existencia cristiana sincera y profunda, en las variadas circunstancias de la vida ordinaria en medio del mundo”.

Romana, Nº 57, Julio-Diciembre 2013, p. 296-297.