envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Mons. Fernando Ocáriz convoca el Congreso general electivo

El 20 de diciembre, monseñor Fernando Ocáriz, vicario auxiliar de la prelatura del Opus Dei, convocó el Congreso general electivo que debería elegir al próximo prelado, en Roma, a partir del 23 de enero de 2017.

«Estamos recorriendo este periodo en actitud de oración —explicaba Mons. Fernando Ocáriz— acudiendo especialmente al Espíritu Santo». Y añadía: «Vivimos estos días muy unidos al Santo Padre Francisco y toda la Iglesia, de la que el Opus Dei es una pequeña parte. Como es lógico, es fuerte el sentimiento de gratitud por el trabajo pastoral y el buen ejemplo que nos ha dejado Mons. Javier Echevarría».

La elección del prelado debía recaer necesariamente sobre un sacerdote, con cuarenta años de edad cumplidos, miembro del Congreso electivo y que llevara al menos diez años incorporado a la Prelatura y cinco como sacerdote. En el momento de la convocatoria del Congreso, el número de sacerdotes que cumplían estos requisitos era de 94, procedentes de 45 países.

Entre ellos se encontraban numerosos vicarios regionales (representantes del prelado en cada país o circunscripción) así como otros sacerdotes que trabajan o han trabajado en tareas de gobierno pastoral del Opus Dei en Roma o en las 49 circunscripciones de que se compone actualmente la Prelatura.

Los estatutos de la Prelatura describen las diversas condiciones humanas, espirituales y jurídicas que ha de reunir el prelado, para garantizar el recto desempeño del cargo: en síntesis, ha de destacar en la virtud de la caridad, la prudencia, la vida de oración, el amor a la Iglesia y a su Magisterio y la fidelidad al Opus Dei; poseer una profunda cultura, tanto en las ciencias eclesiásticas como civiles, y tener adecuadas dotes de gobierno pastoral.

En el proceso intervienen tanto mujeres como hombres y culmina con la confirmación de la elección por parte del Papa.

El procedimiento electivo se iniciaría el día 21 de enero, con una reunión del pleno del Consejo para las mujeres de la Prelatura, llamado Asesoría Central. En todo el proceso participarían 194 fieles del Opus Dei, sacerdotes y laicos, de al menos 32 años de edad, que llevan incorporados a la Prelatura un mínimo de 9 años. Han sido nombrados de entre los fieles de las diversas naciones en las que el Opus Dei desarrolla su labor pastoral.

En la Asesoría, cada miembro formula una propuesta con el nombre o nombres de aquel o aquellos sacerdotes congresistas que valora como más adecuados para el cargo de prelado. Los miembros del Congreso, teniendo en cuenta las propuestas de la Asesoría Central, proceden a la votación. Una vez realizada la elección y aceptada por el elegido, este —por sí mismo o por medio de otro— ha de solicitar la confirmación del Santo Padre, que es quien nombra al prelado del Opus Dei.

Una vez elegido el prelado, los congresistas se reúnen durante varios días para la designación de los integrantes de los consejos centrales que asisten al prelado en el gobierno de la Prelatura.

Finalmente, los congresistas examinan el estado de la Prelatura y de las actividades apostólicas en todo el mundo. Las propuestas son estudiadas en sesiones plenarias, que determinan las directrices para el gobierno de la Prelatura durante el periodo de ocho años que se abre hasta el siguiente Congreso general ordinario.

Romana, Nº 63, Julio-Diciembre 2016, p. 265-266.