envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

60 años de la labor apostólica del Opus Dei en Uruguay

El 20 de octubre de 2016 se conmemoró el 60 aniversario del trabajo apostólico del Opus Dei en Uruguay. Con ese motivo, el cardenal Daniel Sturla celebró una Santa Misa de acción de gracias en la catedral metropolitana de Montevideo. Concelebraron, entre otros, el obispo de Canelones, Mons. Alberto Sanguinetti; el vicario del Opus Dei en Uruguay, Mons. Carlos María González Saracho y el párroco de la catedral, el Rev. Juan González. Asistieron a la Eucaristía cerca de mil personas. También estaban presentes los dos sacerdotes a los que san Josemaría encargó comenzar la labor apostólica del Opus Dei en Uruguay: el Rev. Agustín Falceto y el Rev. Gonzalo Bueno.

«La Obra en Uruguay ha contribuido a propagar el incendio del fuego del amor de Dios, de la vida cristiana sólida», afirmó en la homilía el cardenal de Montevideo. «Uno puede ver las obras materiales que manifiestan la fecundidad del Opus Dei en nuestras tierras […] pero el tema no es una enumeración de obras sino que, lo que cuenta, es el fuego interior, la espiritualidad que pone su foco en la llamada a la santidad: todos los hijos de Dios estamos llamados a santificarnos en el marco multicolor de la propia vida: familia, estudio, trabajo, ocupaciones diversas, en el juego, en el contacto con la naturaleza; pero de un modo especial en la valoración del trabajo humano… allí llamados a la santidad, no a pesar de, sino precisamente en el mismo trabajo que se transforma así en camino de vida cristiana», comentaba Mons. Sturla.

«No es entonces la pertenencia a la Obra, camino de santidad de vida cristiana —explicaba el cardenal—, un sombrero que me pongo y me saco al entrar al templo, no es un parche católico en una vida laica, es realidad vital, que toca las decisiones personales íntimas como también las más externas: es una vocación por la familia, por la generosidad de la familia numerosa, que es una marca de la Obra entre nosotros, con todas las dificultades que esto conlleva».

El arzobispo de Montevideo expresó su alegría por poder celebrar este aniversario en «un momento clave, de nueva evangelización». «Queremos ser —explicaba— como dice el Papa Francisco, con una imagen bien gráfica, hospital de campaña que cura a tantos heridos con cierta urgencia porque el momento no está para cirugía estética sino para realizar las intervenciones necesarias que buscan resultados eficaces… sabiendo que, en definitiva, no se trata de ser exitosos según el mundo, sino de ser fecundos según el Evangelio».

Finalmente el cardenal se dirigió a los fieles de la Prelatura: «Al Opus Dei lo queremos con todo su ardor apostólico y la riqueza de su aporte específico, en el marco felizmente variado de la Iglesia, en total sintonía con esta Iglesia particular, sintiendo con ella, compartiendo sus propuestas y programas evangelizadores».

Romana, Nº 63, Julio-Diciembre 2016, p. 363-364.