envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Roma (Italia): Economía y doctrina social de la Iglesia

Del 22 al 26 de mayo tuvo lugar un seminario sobre Economía y Doctrina Social de la Iglesia en las aulas de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz. Fue organizado por el Centro de Investigación Markets, Culture & Ethics, de la misma universidad, en colaboración con el Notre Dame Center for Ethics and Culture y la Catholic Research Economists Discussion Organization.

El seminario estaba diseñado como una introducción e inmersión en el pensamiento inspirado por la fe acerca de la organización de la economía y la sociedad. Los participantes fueron graduados en Economía, Ciencias Empresariales o campos afines.

Se explicaron los principios fundamentales de la doctrina social de la Iglesia, partiendo de la reflexión acerca de la persona humana y su dignidad, la libertad, la subsidiaridad, la solidaridad y el bien común. Sobre la base de estos principios, se pasó a tratar de algunos aspectos de la economía que tienen relevancia ética, como las teorías de maximización de beneficios, las políticas salariales, el mercado, la globalización, la probeza y el desarrollo. En el transcurso de las sesiones, los participantes profundizaron en el contenido de las encíclicas que tratan sobre la doctrina social de la Iglesia, poniéndolas en relación con algunos de los textos más importantes en el ámbito de las ciencias económicas.

---

Las iniciativas de las que se informa en la presente sección son labores educativas, asistenciales, culturales, etc. promovidas por fieles de la Prelatura y cooperadores junto con muchas otras personas, católicas y no católicas. Quienes emprenden y dirigen estas actividades –asumiendo plena responsabilidad, también en lo económico– procuran dar respuesta a las necesidades de su país o ambiente, sin discriminación alguna por motivo de raza, religión o condición social.

La prelatura del Opus Dei, mediante acuerdos con los promotores o a través de la fórmula que establezcan los estatutos de cada entidad, contribuye al desarrollo de esas iniciativas de interés social, proporcionando orientación cristiana, doctrinal y moral, y atención sacerdotal, siempre en pleno respeto a la libertad de las conciencias.

Romana, Nº 64, Enero-Junio 2017, pag. 190-191.