envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

50º aniversario de la homilía Amar al mundo apasionadamente

El 8 de octubre de 1967 san Josemaría pronunció en el campus de la Universidad de Navarra (España) la homilía Amar al mundo apasionadamente. El texto condensa de manera singular la predicación del fundador del Opus Dei sobre la santidad en la vida ordinaria. Cincuenta años después, esas palabras siguen inspirando a hombres y mujeres en todo el mundo, animándoles a encontrar a Dios en las realidades más cotidianas.

La importancia de esa homilía está sobre todo en que san Josemaría transmitió la sustancia del espíritu del Opus Dei —lo que el Señor le había transmitido— que es la santificación de la vida ordinaria. Lo dice con palabras poéticamente preciosas como estas: “En la línea del horizonte, parecen unirse el cielo y la tierra. Pero no, donde de verdad se juntan es en vuestros corazones, cuando vivís santamente la vida ordinaria”», recordó el prelado del Opus Dei en un especial interactivo que la web de la Prelatura preparó para el 50 aniversario.

Mons. Fernando Ocáriz explicó que el mensaje central de esa homilía es «la llamada universal a la santidad que san Josemaría predicó desde el principio. Todo es motivo de santidad, todo es ocasión de encuentro con Dios: todo el trabajo, todas las circunstancias, son camino de encuentro con Dios, camino de santidad» y, por tanto, el mensaje «permanece siempre, pues aunque haya cambios de circunstancias, de los trabajos, de las ciudades, de las costumbres…, todos tendremos una vida ordinaria común, quizá muy distinta de la actual con el paso del tiempo, pero siempre podrá ser y deberá ser ocasión y lugar de encuentro con Dios». Mons. Ocáriz destacó también «la fuerza» y «el convencimiento personal» con los que san Josemaría presenta ese mensaje: «Se ve cómo no está transmitiendo una teoría sino que es algo que le sale del alma. Y eso tiene particular fuerza, la fuerza del testimonio», añadió el prelado.

Romana, Nº 65, Julio-Diciembre 2017, p. 329-330.