envelope-oenvelopebookscartsearchmenu

Otros eventos en torno a la beatificación

Cuadro de Guadalupe en el Real Oratorio del Caballero de Gracia, Madrid, España (18-V-2019)


Los restos de Guadalupe Ortiz de Landázuri descansan desde el 6 octubre de 2018 en una arqueta de madera con su nombre, expuesta a la veneración de los fieles en el Real Oratorio del Caballero de Gracia, en Madrid.


La arqueta se encuentra habitualmente en un lateral del oratorio, pero durante los días de la beatificación se colocó en el presbiterio de la iglesia, para que los numerosos peregrinos que se desplazaron a Madrid para asistir a la ceremonia de beatificación pudieran acercarse a rezar, pedirle favores o agradecer su vida santa.


Ignacio Valdés, pintor de la Sacred Art School de Florencia, es el autor del cuadro que se ha expuesto el 18 de mayo en este oratorio para recordar a la beata. En el lienzo, Guadalupe aparece junto a una ventana abierta, que llena de luz la estancia, y en él se aprecian algunos elementos de su biografía como el estudio, México o la Química.


En el Instituto Santa Engracia, Madrid (9-V-19)


Los doce años que Guadalupe Ortiz de Landázuri impartió clase en la Escuela de Maestría Industrial de la Calle Santa Engracia (1964-1975), dejaron huella en muchos alumnos.


Con este motivo, el jueves 9 de mayo tuvo lugar ahí mismo una mesa redonda presidida por la directora, Almudena Marcos Ortiz, en la que intervinieron también antiguas alumnas de Guadalupe y la historiadora de la facultad de Comunicación de la Universidad de Navarra, Mercedes Montero Díaz, autora de una biografía sobre Guadalupe publicada por la editorial Rialp: «En Vanguardia».


La directora del IES Santa Engracia, Almudena Marcos, recordó que la Escuela Femenina de Maestría Industrial Santa Engracia comenzó su andadura en 1963 en su actual emplazamiento, el Palacio de los Condes de Vilana y más tarde se amplió con el contiguo edificio del Instituto de la Almudena.


Exposición «Guadalupe. Vive la experiencia», un viaje sensorial hacia la santidad


¿Se puede tocar la santidad? La exposición, inaugurada en el colegio Tajamar de Madrid trata de responder esta pregunta. Con un lenguaje visual contemporáneo plasmado sobre cubos de madera, varios recursos sonoros y audiovisuales se ponen al servicio de un viaje que sirve al visitante para adentrarse en la época y la personalidad de la beata Guadalupe, además de desvelarle algunos de los secretos de su vida.


«La mayoría de los santos no sale en los libros de Historia; hay que descubrirlos, tal y como dice el Papa Francisco en su exhortación Gaudete et exsultate. Guadalupe perteneció a esa clase media de la santidad a la que alude el Papa y esta muestra tenía el reto de dar a conocer su vida por medio de un lenguaje contemporáneo a gente procedente de todas partes del mundo, que se congregarían estos días en Madrid para su beatificación», explicó la comisaria de la exposición, Ana Sánchez de la Nieta.


La exposición buscaba que cada visitante se llevase de allí algo más que datos. Así, la directora del proyecto, María Villarino, expuso que se buscaron espacios diseñados para pararse e implicarse en el itinerario de Guadalupe. «El personaje es poliédrico, con una rica personalidad. Queríamos contarlo todo y a la vez dejar a las personas introducirse por sí mismas en el universo de Guadalupe, entablando un diálogo con ella», agregó por su parte la responsable del diseño, Amaya Sánchez Ostiz.


Un túnel del tiempo con objetos personales de Guadalupe, reproducciones de sus cartas al fundador del Opus Dei, sus agendas originales con anotaciones de su vida interior, o el ladrillo refractario elaborado con cenizas de cascarilla de arroz a raíz de la investigación de su tesis doctoral, eran algunos de los elementos que el visitante podía contemplar al pasear por la muestra.


La responsable de la agencia que puso en pie la muestra, Penélope Benito, de Light House, confesó que durante este trabajo había conectado de modo especial con el personaje. «Siempre ha habido mucha química entre nosotras. Hay proyectos especiales, y sin duda éste ha sido el más especial con el que me he encontrado hasta ahora», relató.


Para el director del colegio Tajamar, Ignacio San Román, acoger la exposición permitió que muchas personas vinculadas a la comunidad educativa del centro conectasen con esta nueva beata madrileña desde diferentes perspectivas.


A la inauguración acudió también el secretario general de la Comunidad de Madrid, Manuel Quintanar, quien felicitó a los organizadores en nombre del presidente del Gobierno madrileño y destacó la «excelencia humana, profesional y cristiana» de Guadalupe. Quintanar se felicitó también por el hecho de que Madrid fuera escogida para la beatificación, y subrayó que la nueva beata dejó un ejemplo de santidad alegre, «y las cosas que merecen la pena se hacen siempre con alegría».

Romana, Nº 68, Enero-Junio 2019, p. 30-33.

Enviar a un amigoEnviar a un amigo